Sopa medicinal de calabaza y jengibre

Sopa medicinal de calabaza y jengibre

Sopa de calabaza y jengibre para nutrir y calentar el organismo. ¡Perfecta para el frio!

Esta es una sopa medicinal que calienta el cuerpo, acelera el metabolismo, fortalece el sistema inmunológico, mejora la digestión y la asimilación de los nutrientes.

RECETA
1 kg de calabaza pelada sin las semillas y cortada en dados
1 puerro mediano en rodajas
4 dientes de ajo majados
2 cucharaditas de raíz fresca de jengibre rayada
1,5 litros de caldo de verduras (o agua)
2 cucharadas de aceite de oliva
Zumo y cáscara de lima al gusto
Sal y pimienta recién molida

Elaboración 
Calienta el aceite de oliva en una sartén o en un cazo. Añade la calabaza y el puerro, y sofríe durante unos minutos. Añade el ajo, el jengibre, un chorrito de caldo y sigue salteando los ingredientes hasta que el puerro esté blando.
Agrega el resto del caldo y lleva a ebullición. Cuece a fuego lento durante unos 10 minutos o hasta que la calabaza esté hecha pero no se deshaga completamente.
Retira del fuego, añade zumo de lima y una pizca de la cáscara y condimenta al gusto.
La sopa se puede servir tal cual o triturada hasta que quede un puré finito.

PROPIEDADES DE LAS CALABAZAS

  • Tiene propiedades antioxidantes: contienen compuestos que retrasan la oxidación de las células que provocan los radicales libres.
  • Son ricas en betacarotenos o provitamina A (que le proporcionan su color naranja), un tipo de flavonoide considerado anticancerígeno.
  • Contienen vitaminas C, del grupo B, E y ácido fólico.
  • También contienen minerales: destaca el calcio, el magnesio, el manganeso y el potasio.
  • Mejoran la salud del corazón y de la vista, previenen el cáncer.
  • Son antiinflamatorias, diuréticas y previenen el estreñimiento.
  • Son adecuadas para las personas diabéticas, puesto que sus carbohidratos son de absorción lenta, pero en este caso se deben comer en cantidades pequeñas y bien combinadas (siempre es mejor consultar a este respecto).

Las calabazas guardan otro tesoro nutricional en su interior: sus semillas o pipas de calabaza.

 PIPAS DE CALABAZA: propiedades

  • Contienen vitaminas A, E, F y grupo B.
  • Contienen seis veces más ácido linoleico que el aceite de oliva.
  • Son una fuente excepcional de minerales, sobre todo hierro y zinc, pero también fósforo y magnesio.
  • Favorecen el sistema inmune al contener zinc.
  • Son ricas en proteínas (hasta el 35% de proteína).
  • Poseen propiedades contra parásitos como las lombrices o la tenia (solitaria).
  • Contienen una alta concentración de minerales, como el hierro, por lo que resultan útiles para la lucha contra la anemia.
  • Ayudan a mantener sana la piel, las uñas y el cabello.
  • Tienen propiedades antioxidantes.
  • Mantienen la próstata sana: contienen compuestos que ayudan y estimulan a producir ciertas hormonas, como la testosterona. Son ricas en zinc, fósforo y vitamina A, lo que las convierten en protectores naturales de la próstata.
  • También son beneficiosas para el aparato reproductor femenino.

Te recomendamos espolvorear todos los días una porción de pipas de calabaza en tus platos, masticándolas bien, para disfrutar de todas sus ventajas nutricionales… y de su sabor!

Deja una respuesta